SATSE a la Mesa del Congreso: “Seguimos sin poder garantizar por Ley de Seguridad del Paciente en todo el país”

10 junio 2021
Meritxell Batet, presidenta del Congreso de los Diputados

El Sindicato de Enfermería denuncia la continuada demora que está sufriendo la Ley de Seguridad del Paciente en su tramitación parlamentaria.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha trasladado su preocupación a los miembros de la Mesa del Congreso de los Diputados, incluida su presidenta, Meritxell Batet, por la continuada demora que está sufriendo la Ley de Seguridad del Paciente en su tramitación parlamentaria mientras los pacientes y el conjunto de la ciudadanía siguen esperando a recibir una atención sanitaria y cuidados con todas las garantías de seguridad que eviten complicaciones, riesgos e, incluso, fallecimientos.

El presidente de SATSE, Manuel Cascos, se ha dirigido por carta a la presidenta y a los cuatro vicepresidentes y secretarios de la Mesa del Congreso de los Diputados tras haberlo hecho ya con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la ministra de Sanidad, Carolina Darias, con el objetivo de recabar su apoyo para que la tramitación de Ley de seguridad del paciente no siga retrasándose en el Parlamento mediante continuas prorrogas a los plazos de presentación de las enmiendas parciales.

Una norma que sigue aún a la espera de ser debatida en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados después de que hayan transcurrido ya cerca de 180 días desde que la mayoría de los partidos políticos (312 votos a favor y solo 10 en contra) la apoyaron en su toma en consideración en el Pleno del Parlamento, y que se hayan producido hasta 15 prorrogas del plazo establecido para la presentación de las enmiendas parciales, recuerda.

El presidente de SATSE incide en la carta que la opinión generalizada de expertos, profesionales y una amplia mayoría de responsables públicos y representantes políticos es que se deben acometer de manera consensuada y coordinada reformas estructurales de calado para garantizar el derecho que tiene toda persona a la protección de la salud, como así reconoce la Constitución y también se acordó en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica de nuestro país.

Un objetivo fundamental y prioritario que llevó a SATSE, mucho antes incluso de la pandemia, a impulsar una Iniciativa Legislativa Popular que buscaba garantizar la seguridad del paciente en todos los hospitales, centros de salud y el resto de centros sanitarios y sociosanitarios del conjunto del Estado a través de una asignación máxima de pacientes por cada enfermera y enfermero.

Al respecto, el Sindicato subraya que son numerosos los estudios científicos realizados por expertos internacionales y nacionales que analizan la relación entre la asignación de pacientes por cada enfermera y los riesgos existentes para su salud y seguridad y todos ellos concluyen que, a un mayor número de pacientes por profesional, más riesgos, complicaciones y un incremento de la mortalidad y morbilidad, además de más costes económicos para el sistema sanitario en su conjunto.

A tenor de estos estudios, SATSE reitera que España es un referente negativo en toda Europa en lo que respecta a la seguridad del paciente, ya que hay hasta 20 y 25 pacientes por cada enfermera en muchos hospitales, 1.800 y 2.000 ciudadanos por enfermera en los centros de salud y hasta 150 y 200 residentes por cada profesional en los centros de mayores.

Una realidad que se produce porque nuestro país cuenta con solo cinco enfermeras/os tituladas/os por 1.000 habitantes cuando la media europea es cercana a nueve enfermeras/os tituladas/os por 1.000 habitantes y hay países que tienen hasta 14, 15 y hasta 17 enfermeras/os tituladas/os por cada 1.000 habitantes, logrando así un notable incremento de la seguridad del paciente y de la calidad en la atención sanitaria y cuidados que reciben.

Ante esta realidad, SATSE asegura que, ahora más que nunca, se necesita que, a nivel estatal y con rango de Ley, se garantice la seguridad del paciente, y, por ello, pide a los miembros de la Mesa del Congreso que hagan todo lo que esté en su mano para posibilitar una mayor agilidad y celeridad en la tramitación de la Ley en la Comisión de Sanidad. “Necesitamos nuevos revulsivos que den esperanza a la población en estos momentos tan duros y difíciles y que posibiliten un futuro con una sanidad mejor y más segura”, concluye.