SATSE reclama que se acabe con los agravios laborales entre las profesiones sanitarias

24 julio 2018
Igualdad: mismo esfuerzo, misma recompensa

La retribución por dedicación exclusiva o la exención de las guardias y del trabajo a turnos a partir de los 55 años son algunas de las medidas que el Sindicato de Enfermería cree que deberían facilitarse a enfermeras y fisioterapeutas.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha reclamado a las distintas administraciones sanitarias públicas que acaben con determinados agravios laborales que perjudican a las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas, y que suponen no tratar de manera justa e igualitaria a todos los profesionales del sistema sanitario público español.

SATSE rechaza que algunas medidas con las que los servicios sanitarios han querido reconocer el desempeño laboral de sus profesionales solo beneficien al colectivo médico cuando otros profesionales, como las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas, tienen el mismo derecho a beneficiarse de las mismas.

Uno de los agravios denunciados por el Sindicato de Enfermería es que los profesionales médicos cobran en torno a 800 euros más al mes por comprometerse a trabajar de manera exclusiva para el sistema sanitario público, algo que no solo no sucede con las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas sino que se les niega de forma tajante. Por ello, SATSE solicita para estos profesionales la cantidad de 600 euros al mes, lo que se corresponde con el 70 por ciento de lo que percibe el médico.

Asimismo,  el Sindicato de Enfermería considera que habría que posibilitar que a las enfermeras y enfermeros, una vez cumplidos los 55 años, se les libere de la imposición de realizar trabajo a turnos y en fines de semana, lo cual debería establecerse sin pérdida retributiva mediante compensación horaria en jornada diurna para desarrollar su labor profesional con menor carga asistencial.

Esta medida supondría un “balón de oxígeno” para miles de enfermeras y enfermeros que llevan décadas trabajando en rotación permanente de turnos y fines de semana, con los consiguientes problemas para conciliar su vida profesional y personal, añade el Sindicato.

Se da la circunstancia, además, de que a las enfermeras y enfermeros no se les reconoce como tiempo de trabajo el conocido como ‘solape de jornada’, que es un tiempo extra y efectivo de en torno a 25 minutos en cada cambio de turno, para la transmisión de la información clínica y organizativa más relevante e imprescindible para garantizar la continuidad de los cuidados en el proceso asistencial de cada paciente ingresado en el hospital. Algo que no afecta al personal médico, ya que su jornada ordinaria es mayoritariamente de 8.00 a 15.00 horas, de lunes a  viernes, en los hospitales, según la organización sindical.

“Si defendemos un sistema sanitario público justo y equitativo a la hora de dar asistencia a los ciudadanos, de la misma forma, sus profesionales deberían compartir, con carácter general, unos mismos derechos laborales en lugar de hacer distinciones que no responden a criterios objetivos y que generan una discriminación y arbitrariedad injusta e inaceptable”, apuntan desde el Sindicato de Enfermería.

Ante esta realidad, SATSE seguirá defendiendo en las distintas mesas y de negociación que las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas vean reconocido como se merecen su trabajo y dedicación, al tiempo que insistirá en que se recuperen todos los derechos laborales perdidos y se compense con futuras subidas salariales el importante recorte que vienen sufriendo en los sueldos desde 2010.